Aprendiendo sobre la proteina C reactiva

LABROE (Lima, Perú).- En el campo de la medicina, y específicamente en el de los análisis clínicos, la cuantificación de una determinada sustancia biológica presente en el organismo puede ser de gran importancia para la prevención, diagnóstico y control de enfermedades. La Proteína C Reactiva o PCR (en inglés abreviado como CRP proveniente de C-Reactive Protein) es un tipo de proteína plasmática producida en el hígado, y forma parte del grupo de proteínas denominadas de fase aguda debido a que sus niveles en sangre aumentan cuando hay alguna inflamación o injuria que afecta el organismo.

En otras palabras, la información de niveles elevados de PCR en sangre nos dice que algo puede estar andando mal en nuestro organismo. La concentración de PCR aumenta de 4 a 6 horas después de ocurrir algún daño tisular agudo o inflamación, y disminuye rápidamente con la resolución de la injuria. Es importante recalcar que para el diagnóstico de una determinada enfermedad el análisis de PCR es inespecífico, es decir, son muchas las condiciones que podrían producir un aumento de PCR en sangre como por ejemplo infecciones bacterianas, enfermedades autoinmunes o cáncer (las infecciones virales son una excepción). De esta forma se torna indispensable la evaluación de la historia clínica del paciente y la complementación con otros exámenes secundarios y análisis clínicos para el diágnostico preciso de una patología. Otra utilidad del análisis de PCR es el control de la progresión o remisión de diversos cuadros patológicos previamente diagnosticados, como por ejemplo de las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoidea y el lupus eritematoso.

En personas sanas, niveles normales de PCR son considerados como <3mg/L. En las inflamaciones de menor grado, los niveles de PCR pueden estar en el rango de 3 a 10mg/L, mientras que valores mayores a 10mg/L pueden significar presencia de una enfermedad inflamatoria. Sin embargo, han sido reportados altos niveles de PCR en individuos sanos, probablemente originado por variaciones genéticas.

Es bastante fácil confundir el término Proteína C Reactiva con otros términos muy parecidos, pero que representan rotundamente otro tipo de moléculas con otro tipo de funciones. La Proteína C Reactiva debe ser diferenciada del “Péptido C” y de la “Proteína C”. El Péptido C es una cadena de aminoácidos que forma parte de la proinsulina, precursor de la insulina. La Proteína C es un anticoagulante dependiente de la vitamina K que sufre activación por la trombina para formar la Proteína C Activada. Es bueno tener cuidado también con la abreviatura PCR que muchas veces es usada para referirse a Polymerase Chain Reaction, una técnica muy empleada en Biología Molecular.

Para mayor información sobre el análisis tradicional de Proteína C Reactiva en el Laboratorio Clínico Roe puede hacer click aquí. Existe un otro examen de PCR que se lleva a cabo con un grado mayor de sensibilidad para identificar mínimas concentraciones de esta proteína. Entérese sobre la utilidad e importancia del análisis de Proteína C Reactiva ultrasensible leyendo el post TUS ANÁLISIS ROE: PCR ULTRASENSIBLE.

Referencias:

  • Human C-reactive protein: expression, structure, and function. Molecular Immunology, Aug 2001.
  • C-reactive protein and high-sensitivity C-reactive protein: an update for clinicians. Postgraduated Medicine, Jan 2011.
About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s